jueves, 13 de noviembre de 2014

Huevos Benedictina & Langues de Chat (galletas para el té)

Seguramente que ya os habéis fijado en ese fenómeno que empieza a extenderse poco a poco, en la capital está muy de moda ir a tomar el brunch y por ir a probarlo con mis queridas amigas os puedo asegurar que vale la pena. Nosotras fuimos a un sitio llamado Café Oliver en Madrid, todo estuvo muy rico y el servicio impecable y agradable, por si le interesa a alguno de vosotros!! El brunch sucede a medio camino entre un desayuno tardío y una comida temprana. Y bueno, me gustó tanto que quise repetirlo en casa para compartirlo con la familia esta vez, y sabéis que? Es súper fácil de hacer, mucho más de lo que me imaginaba. Os voy a dar la receta de los huevos benedictina que es lo más importante a la hora de preparar un brunch. Hay varias etapas entre las cuales está la de realizar la salsa holandesa pero no os preocupéis que es muy sencillo y rápido. Además, en general todos los ingredientes los tenemos ya en casa, es una receta ideal para los domingos.
 

Para la salsa holandesa:
2 yemas de huevos (guardamos las claras en un recipiente hermético y en la nevera, luego diré como usarlas sin tirarlas)
100 g de mantequilla (o margarina)
2 cucharadas de agua fría
Limón
Sal y pimienta

Para los huevos benedictina (2 pers.):
2 huevos
Pan de pueblo (los Petits Pains son ideales, hasta se puede usar pan de molde)
Jamón de york 
Salsa holandesa

Empezamos con la salsa holandesa, en una pequeña cacerola batimos las 2 yemas, el agua fría, un poco de sal y de pimienta y una cucharada pequeña de limón. La ponemos a calentar a fuego lento sin dejar de remover con un batidor hasta que espese la mezcla. Entonces añadimos la mantequilla por trocitos, uno a uno, bajamos el fuego si es necesario, lo podemos apagar incluso, seguimos batiendo, se incorpora la mantequilla que se derrite. Comprobamos el aliño, más sal o más limón… y ya está: ya sabemos hacer la salsa holandesa!! Facilísimo no?? La reservamos en un sitio caliente, en un bol al baño maría por ejemplo.


Ahora llega la etapa delicada, la de los huevos escalfados pero que nadie se asuste tengo un truco que os va a permitir hacerlos sin ningún problema. Antes de saber ese truco intenté hacerlos en dos ocasiones y las dos veces fue un desastre.
Ponemos agua a hervir pero tampoco tiene que salirse el agua, un hervor pequeño.
Mientras, en un bol, ponemos un film bien pegado dentro del bol, rompemos el huevo sobre el film y hacemos un paquetito encerrando el huevo en el film, con la foto se entiende mejor, repetimos la operación con el otro huevo.


El agua esta hirviendo (pequeñas burbujas), introducimos nuestros paquetitos dentro, entre 2 y 3 minutos.  Los recuperamos con la ayuda de una espumadera y sacamos los huevos de las bolsitas con mucho cuidado, la yema está muy blanda.
Cortamos dos rodajas de pan y las metemos en la tostadora. Empezamos a emplatar, ponemos una rodaja en cada plato, echamos encima jamón de york a gusto y los huevos. Cubrimos con salsa holandesa.
Podemos servirlos con unas hojas de lechuga con una buena vinagreta, unos pepinillos... También en vez de jamón de york podemos usar salmón ahumado.
Y para acompañar los huevos benedictinos podemos tomar unos cereales, zumos naturales, yogures, fruta y hasta unos pancakes o unas crêpes para tener el toque dulce después.
Espero que os guste y bon appétit!!

 
>>> No me he olvidado de las claras que están ahí esperando en la nevera… hay muchas posibilidades para gastarlas, yo al día siguiente hice unas “langues de chat” (lenguas de gato en castellano, aunque no creo que se llamen así… jeje) ideales para tomar con un té o un café.

Langues de Chat


Ingredientes:
60 g de mantequilla
60 g de azúcar
60 g de harina
2 claras de huevos
2 gotas de extracto de vainilla

Trabajar la mantequilla para que se ponga cremosa, añadir el azúcar, la vainilla y la harina, mezclar bien e incorporar las claras (sin montarlas). En una placa que va al horno poner papel de horno y meter la masa en una manga pastelera, si no tenemos hacemos como en la foto, cogemos una bolsa de congelación a la que se corta una esquina, un corte muy pequeño.


Extender la masa en la placa haciendo formas de palitos, con bastante espacio entre cada uno. Meter al horno precalentado a 200ºC durante 7 a 8 minutos.


Despegar las galletas enseguida y dejar enfriar.
Bon appétit!

2 comentarios:

  1. Ummm..Qué de cositas nos traes!! Huevitos ricos y unas pastas que a mí me encantan!
    Para chuparse los dedos!!^^
    Un besazo =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta todo muy rico y así no se pierde nada porque se aprovecha todo! Que a mi no me gusta tirar nada ;) Besitos Kim!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips