jueves, 28 de mayo de 2015

Mermelada de Fresa

Sigo metida en las fresas y luego vendrán las cerezas y después los melocotones… Viva el verano!! Como os dije en mi último post, llevo un mes intentando variar las recetas para poder disfrutar de las fresas de todas las formas posibles. Hoy comparto con vosotros una receta auténtica y casera de mermelada. Ya veréis que es muy fácil.



Para 5 / 6 tarros
1 kg de fresas
1 kg de azúcar
El zumo de un limón

Primero os cuento un poquito el rollo... Para que la mermelada se “fije”, ella necesita una sustancia que se llama pectina, es la fibra natural que se encuentra en la manzana entre otras frutas. Entonces, para conseguir hacer una buena mermelada (hablo de la consistancia porque con o sin estos trucos será igual de rica) y para también haceros la tarea más fácil y rápida, os aconsejo buscar un azúcar especial para mermeladas porque contiene esta sustancia o unos sobres que venden especialmente para eso, que es pectina en polvo (estoy mirando en internet y veo la marca IANSA, si puede servir...) Yo tengo mis sobres pero vienen de Francia y aquí no existe esta marca, se llama Vitpris (por si acaso). Y si no pues, será un poco más largo pero dejaremos que la mermelada cuaje poco a poco removiendo como se suele hacer.

Ya voy con la receta… Ponemos en una cacerola las fresas a cocer con el zumo de limón durante ¼ de hora. Van soltando su jugo.



Añadimos la totalidad del azúcar (normal o especial mermelada), si tenemos los sobres para “fijar”, seguimos las instrucciones.


Dejamos que se haga la mermelada poco a poco, removiendo de vez en cuando. Con los sobres y el azúcar para mermeladas no se tarda mucho, en cambio tendremos que tener un poco más de paciencia si lo hacemos sin la ayuda de la pectina.
Una vez  tengamos la buena consistencia, con la ayuda de una espumadera quitamos la espuma que se ha creado en la superficie. Si no nos gusta los trozos muy gordos podemos triturar la mermelada un poco. 


Y por fin, ya metemos la mermelada en tarros limpios y secos, cuidado que quema mucho.


Cerramos bien los tarros y los ponemos boca abajo. Podéis llenarlos más, no como en mi foto ;)


Así los dejaremos un par de días o tres, luego ya podremos probar esta apetitosa mermelada.
Bon appétit!!

martes, 26 de mayo de 2015

Charlotte aux Fraises

Estamos en plena temporada de fresas y no paro de buscar alternativas para comérnoslas sin que se pierdan… Ya he hecho mermelada, helado y ayer hice una tarta. Todas las recetas os la iré poniendo poco a poco pero hoy toca una que llevo tiempo con ganas de hacer, es muy francesa, aquí no he visto este postre, se parece un poco a un tiramisú de fresa pero en vez de la crema de queso mascarpone lleva una crema pastelera “mejorada”, la cual llamamos “mousseline”, la diferencia es que se le añade mantequilla para que sea más cremosa. Reposteros, manos a la obra!

 

Para la crema “mousseline”
1 sobre de azúcar vainillado
4 yemas de huevos
30 g de Maizena
70 g de azúcar
250 g de leche
100 g de nata
120 g de mantequilla
15 g de licor de fruta con o sin alcohol (cereza, frambuesa, mora…)

Ponemos a hervir en un cazo la leche con la nata y el azúcar vainillado.
A parte mezclamos las yemas con el azúcar y la maizena tamizada (1), añadimos poco a poco la leche caliente sin dejar de remover con un batidor (2). Volvemos a poner todo en el cazo y calentamos a fuego medio, seguimos removiendo con el batidor hasta obtener la consistencia de la crema pastelera (3).
Vertemos la crema en un recipiente bastante grande y llano, ponemos un film transparente, tiene que entrar en contacto con la crema para evitar que se forme una costra y metemos a la nevera durante al menos 1 hora (4).
Una vez se haya enfriado la crema pastelera, batimos los 120 gr de mantequilla hasta que blanquee y se vuelva muy cremoso, es mejor usar una batidora de varillas. Luego, se le añade de manera progresiva la crema pastelera sin dejar de batir (5). Ya tenemos nuestra crema “mousseline”. Añadimos el licor y seguimos batiendo. Reservamos a temperatura ambiente (6).


Para el almíbar (para mojar los bizcochos)
120 g de agua
40 g de azúcar
120 g de licor de fruta

Mezclamos el agua con el azúcar en un cazo y ponemos a hervir, paramos al primer hervor y añadimos el licor. Reservamos.


Ya tenemos todo preparado, podemos empezar a montar la “Charlotte”, para ello necesitamos un molde de 18 o 20 cm un poco alto desmontable, si tenéis los moldes esos para las tartas de queso es perfecto pero yo uso los de aluminio que se pueden encontrar en los supermercados o en el chino mismamente, se rompen muy fácilmente pero con cuidado ;)
También necesitamos un paquete de bizcochos, en el que compré venían 24, los he usado todos.
Y por fin las grandes protagonistas, las fresas, yo las cogí del jardín, no las pese… pero creo que con 1 kg hay suficiente. Las lavamos bien y las quitamos el rabito.
Mojamos los bizcochos uno por uno en el almíbar y solo la parte de abajo, cuidado: no hundimos el bizcocho. A medida que vayamos mojando un bizcocho, lo vamos poniendo alrededor del molde, dejando la parte mojada hacia dentro. Con la foto creo que se entenderá mejor. Luego ponemos unos bizcochos en el fondo del molde con la parte mojada hacia arriba (1).
Disponemos entonces fresas enteras, intentamos ponerlas bien juntas (2). Y cubrimos con la mitad de la crema “mousseline” (3). Volvemos a poner una capa de bizcocho con la parte mojada hacia arriba (4), una capa de fresas (5) y el resto de la crema (no hay foto, ya lo habeis pillado). Colocamos por fin la última capa de bizcochos mojados en el almíbar pero esta vez con la parte mojada hacia abajo (6). Ponemos un film con cuidado y metemos a la nevera durante 3 horas.


En el momento de servir la “Charlotte”, le quitamos el molde y la podemos decorar, yo corté en dos más fresas y las dispuse encima, luego eché un poco de azúcar glas. 


Os vais a chupar los dedos!! Es una receta que encontré en el blog “C’est ma fournée”, como muchas de las que hago, estupendo blog y estupendas recetas!! Aunque es adaptada a los productos españoles ya que a veces me cuesta bastante encontrar todos los ingredientes aquí…
Bon appétit!!

viernes, 22 de mayo de 2015

Caviar de Berenjena

Ya sabéis que me encanta la berenjena: la reina de mi huerto y cuando encontré esta receta, me fui corriendo al super a por los ingredientes que me faltaban. Es una delicia, me quede muy satisfecha con el resultado y me lo comería a todas horas. Es lo que llaman una ensalada cocida, es un plato muy fresco y en esta época del año es ideal para acompañar unas cañitas a la hora del aperitivo. Pero también para una cena ligera, lo podéis servir con pescado o un poco de pasta. Esta para mojar pan todo el rato. Y una vez más, es una receta muy fácil de preparar…. ¿A qué esperáis?


3 berenjenas
5 dientes de ajo
Pimentón
Aceite de oliva
Para la mayonesa casera:
1 yema de huevo
1 cucharadilla de mostaza
Aceite de girasol
Vinagre
Sal y pimienta

Lo primero que hacemos es precalentar el horno a 250º, calor estático (sin aspa), sin usar el grill. Ponemos papel albal encima de la placa que va al horno y disponemos nuestras 3 berenjenas. Metemos al horno, a media altura durante 30 min.



Al cabo de estos 30 min, damos la vuelta a las berenjenas y prolongamos la cocción durante 10 min.
Metemos nuestros 5 dientes de ajo en papel albal, en papillote, es muy importante que no se separen los dientes de ajo, no se quita la piel ni nada. Cerramos bien el papel albal y cuando pasen los 10 min, metemos los ajos en el horno con las berenjenas y dejamos que se hornee todo durante 15 min más.
Sacamos entonces las berenjenas y los ajos, las berenjenas están bien tostadas de los dos lados y el ajo se ha confitado. Con una cucharita, recuperamos los ajos y reservamos.


Ahora hacemos una incisión en el lado de las berenjenas y recogemos toda la pulpa con una cuchara, la metemos en un colador que tendremos puesto encima de un recipiente para que pueda soltarse el agua que tienen las berenjenas.


No dudamos en rascar muy bien la piel para recuperar todo el sabor ligeramente tostado  de la berenjena.
Después mezclamos los ajos con la pulpa y dejamos que se escurra bien todo durante al menos 2 horas.


Cuando se haya escurrido, metemos todo en el vaso de la batidora de pie (la de la sopa) y trituramos, lo podemos dejar más o menos liso, según el gusto de cada uno.
Ahora es cuando preparamos nuestra mayonesa casera, cada uno tiene su técnica, yo la hago en un bol pequeño y con una cuchara de madera, mezclo bien la yema con la mostaza y empiezo a echar el aceite de girasol poco a poco para que ligue sin dejar de remover y ya voy “montando” la mayonesa. Cuando ya la tengo hecha, añado un chorro de vinagre, sal y pimienta.


Añadimos entonces la mitad de esta maravillosa mayonesa a las berenjenas trituradas, mezclamos bien y rectificamos el aliño. (La otra mitad se guarda unas 48h en la nevera pero no creo que dure más por lo rica que esta!)


Metemos nuestro caviar en un recipiente, lo tapamos con un film y lo guardamos en la nevera, se sirve bien frío.
Cuando vayamos a catar este sabroso plato, le echamos un chorrito de aceite de oliva y espolvoreamos pimentón por encima.


Yo lo como con pan tostado, simplemente así, no le hace falta nada más para ser rico! Un manjar! También lo podéis comer con los panecillos de ajo y perejil del Mercadona ;) Ya me diréis… Una vez más, una recete sacada del blog "C'est ma fournée", gracias Valérie!!
Bon appétit!!

miércoles, 13 de mayo de 2015

Tartaletas de Chocolate Blanco

El otro día una buena amiga me sopló una receta, parecía deliciosa y no me puedo resistir en probarla. Y ésta sí que es fácil, sobre todo si no os queréis complicar la vida en hacer vosotros mismos la masa… aunque se puede hacer perfectamente, ya tenéis la receta en el blog aquí, o cualquier receta de masa dulce que tenéis valdrá también para estas maravillosas tartaletas. Ya os explico todo a continuación. Preparé estos manjares para el cumpleaños de mi hijo y no quedó ni una, así que ya sabéis, para triunfar si tenéis un evento próximamente a montar tartaletas!


Un paquete de tartaletas listas para usar (Mercadona, Carrefour, vienen 24)
2 yogures griegos natural
1 tableta de chocolate blanco
1 sobre de vainilla en polvo
Fruta de temporada (fresas, arándanos…)
Frutos secos (avellanas, pistachos…)
Medio vaso de agua
1 hoja de gelatina

Lo primero que hacemos es fundir el chocolate blanco al baño maría muy despacio, el chocolate blanco es muy delicado por eso lo derretimos onza por onza y a fuego medio.


Aparte batimos el yogur con la vainilla en polvo y una vez que tengamos el chocolate blanco fundido lo agregamos poco a poco, tenemos que obtener una mezcla cremosa y densa.


Metemos la crema en una manga pastelera sin boquilla para poder luego rellenar nuestras tartaletas con más facilidad. La dejamos enfriar en la nevera.


Si nos decidimos por hacer nosotros mismos la masa, ya la tendríamos preparada y ahora nos hace falta moldar las tartaletas, yo uso mi molde de mini magdalenas pero la parte del revés: le unto bien de mantequilla y de harina y dispongo la masa por encima.

 

Luego pongo al horno precalentado a 170º (calor estático, sin aspa) hasta que dore, unos 20 min más o menos. Dejamos enfriar.


Ya tenemos todo lo necesario para montar nuestras tartaletas que sean caseras o listas para usar. Las rellenamos con la crema de chocolate blanco y decoramos a nuestro gusto con una fruta o frutos secos o los dos.
En medio vaso de agua tibia ponemos una hoja de gelatina, esperamos a que se derrita del todo y con una brocha de cocina untamos las tartaletas para darles un toque de brillo, las harán más apetitosas aún.
Ese día, decidí hacer también tartaletas de limón con la receta del Lemon Curd que podéis ver aquí. Si os queda crema de chocolate blanco, podéis comerla con fruta, la combinación es indecente... ;)

 
Bon appétit!

martes, 5 de mayo de 2015

Tagliatelle alla Carbonara

La pasta, “mamma mia” qué rica! No sé vosotros pero a mí me chifla, eso sí, acompañada con una buena salsa casera “di mamma”. Por eso hoy os propongo la receta que más hago en casa y la que más gusta a mi gente. Ya veréis que es muy muy  pero que muy fácil de hacer salvo si el simple hecho de picar cebolla ya os supone un reto jeje! Y además es súper rápida, que es lo que me piden constantemente: recetas fáciles, ricas y rápidas… pues la de hoy cumple con todos vuestros requisitos (los exigentes ya se reconocerán ;) ) Allá vamos!



Para 3 o 4 personas
1 paquete de pasta fresca tagliatelle
1 cebolla pequeña
2 cajitas de tiras de bacón (Mercadona)
220 ml de nata líquida
2 yemas de huevo
Parmesano (la cantidad a gusto)
Aceite

Empezamos con poner a hervir la cantidad de agua indicada en el paquete de la pasta que hemos comprado con una pastilla avecrem para dar buen gusto.
Mientras, comenzamos la salsa, picamos la cebolla en trozos pequeños y la ponemos a freír en un poquito de aceite en la sartén. Una vez que dore la cebolla, añadimos el bacón, tiene que dorarse también. Entonces echamos la nata, tiene que ponerse a hervir y dejamos que se haga la salsa durante unos 5 minutos a fuego medio y removiendo a menudo.


El agua se habrá puesto a hervir, echamos entonces nuestra pasta y seguimos las instrucciones de cocción del paquete pero al ser pasta fresca se necesita muy poco tiempo.
En cuanto pase el tiempo de cocción, escurrimos bien la pasta y la metemos en la sartén, directamente en la salsa y removemos.


Cuando esté bien repartida la salsa, añadimos las 2 yemas de huevo y mezclamos bien. En los restaurantes donde he pedido este plato, te lo sirven con la yema encima de la pasta y luego tu lo remueves, así lo podríamos hacer también… Igualmente, podemos prescindir de echar las yemas si no nos gusta el huevo crudo.


Servimos en un plato hondo y espolvoreamos de queso parmesano. Podemos acompañar este plato con una rica ensalada y que no falte el vasito de vino, ideal a la hora de comer pasta.


Buon appetito!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips