martes, 28 de febrero de 2017

Caqui's Cake


Hoy despedimos a Febrero y eso significa que tenemos a la primavera a la vuelta de la esquina🌷. Cómo me gusta esta estación del año cuando empiezan a brotar los árboles y a llenarse el campo de flores silvestres. Qué bonito todo! Salimos del invierno y poco a poco volvemos a pasar más tiempo en el jardín, a organizar unas merendolas en el césped y a disfrutar del solecito... Por eso creo que este bizcocho sería ideal para empezar con esta temporada verdad? Bueno, me diréis que los caquis ya se han acabado pero por aquí sigo viéndolos en las fruterías y sino pues ya disfrutaréis de esta riquísima receta cuando vuelva el otoño jaja! Dejadla bien apuntada  porque sé que os va a gustar, para mi fue un real descubrimiento. Me lié una tarde en preparar este bizcocho porque tenía que gastar dos caquis, se los suele comer mi chico pero al comprarlos me equivoqué y no eran Persimón, así que ahí se quedaron hasta que decidí hacer algo con ellos. Pedí consejos a mi queridísima Concha - DBM ya que a ella le encanta el caqui (tenía mis dudas sobre lo áspero de esta fruta), encontré una receta, la tuneé y salió esto. Cuando salió del horno estaba un poco decepcionada por su aspecto pero de sabor estaba espectacular 😏.


Para un molde rectangular (25x11)
2 caquis bien maduros
3 huevos a temperatura ambiente
80 g de azúcar moreno + 1 sobre de azúcar vainillado
2 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
150 g de harina
150 g de almendra molida
2 cucharillas de levadura química
1 cucharilla de canela
1 cucharada de extracto de vainilla
100 g de leche (puede ser vegetal)
70 g de nueces
100 g de pepitas de chocolate


Hice la receta de una manera pero tuve algunos problemas durante la cocción. Creo que haciéndola de esta forma que os voy a decir, hubiera salido el bizcocho perfecto... ;). 
Precalentamos el horno a 180º. Batimos la mantequilla con los azucares y añadimos uno a uno los huevos, seguimos batiendo hasta que este derretido el azúcar.
Mezclamos la harina con la levadura, la canela y la almendra molida e incorporamos poco a poco esta mezcla a la de los huevos con la mantequilla y el azúcar. Añadimos el extracto de vainilla.


Extraemos la pulpa de los caquis, la trituramos y la echamos a la preparación. Incorporamos la leche y mezclamos bien.
Machacamos las nueces pero no mucho, bueno a mi me gusta encontrarme trozos grandes en los bizcochos, lo hacéis a vuestro gusto. 


Las metemos en la masa junto con las pepitas de chocolate.


Vertemos en el molde untado de mantequilla o con papel de horno y metemos al horno entre 1h y 1h15. 


Os aconsejaría poner papel albal por encima para evitar que se queme, yo no lo hice y por eso lo saqué antes de tiempo porque ya estaba bien morenito y se me hundió... Trucos a los que uno piensa después.


Os quedará un bizcocho super húmedo y sé que ya lo he dicho pero de verdad que está muy muy rico! Podéis sustituir el chocolate por orejones o por otra fruta deshidratada y añadir otras cosas que os gusten, este bizcocho lo admite todo jeje! Lo áspero del caqui no se nota para nada pero también al estar tan maduros creo que ya no lo tenían... Espero que os guste la receta.



Bon appétit!!



martes, 21 de febrero de 2017

Huevos "Cocotte" con queso Morbier


Se esta acercando Carnaval y aunque mi receta de hoy no sea muy tradicional para la ocasión pues quién sabe, lo mismo traigo yo la nueva tendencia jaja!! Hala, propongo que los huevos cocotte se vuelvan unos imprescindibles para las fiestas de Carnaval, qué os parece?? 😂 Están más que ricos y en un momento los tenemos hechos, qué más se puede pedir? Y los huevos suelen gustar a todos!
El otro día se presentó mi chico con un queso, dijo que lo vio y le gustó, sin saber el sabor que tenía ni nada. Hay que ver como cambian las cosas, a mi chico no le iba mucho el queso pero eso era antes! Antes de que llegará a su vida la loca del queso que soy yo jaja! Y ahora pues hasta se arriesga a comprarlo aunque no lo conozca... Para mi gran alegría! He de reconocer que yo tampoco conocía el Morbier por muy franceses que somos los 2 (el queso y yo, no mi chico que el es macho ibérico puro) pero ya lo había visto en Lidl y no me lo llevaba, no sé porqué. Menos mal que al final llegó a casa porque esta de bueno... mmm, eso sí yo diría que es un queso para fundir, a mí al menos me gusta más derretido que así tal cual. Vosotros probais y decidís 😉. Luego, llevaba un tiempo con antojo de mis huevos cocotte con chorizo que podéis ver aquí y entonces pensé que podría hacer otra receta distinta. El resultado ha superado las expectativas, a Luca también le ha encantado así que animaros y pon huevos cocotte en tu fiesta de Carnaval!! Jaja!


Para 3 cocottes (nosotros somos 3, luego lo adaptáis)
3 huevos (ecológicos para mi)
6 cucharitas de nata
3 lonchas de jamón de york
Morbier


Precalentamos el horno a 180º.


Rompemos un huevo en cada cocotte o en lo que tengáis en casa pero que sea individual.
Añadimos 2 cucharitas de nata en cada cocotte.
Cortamos las lonchas de jamón en tiras y las disponemos encima de cada huevo con la nata.
Cubrimos con el Morbier, unas dos lonchas serán suficientes.


Metemos al horno durante 8 min... 


...Y a comer! Se comen enseguida, ya me diréis qué tal pero para los amantes del queso como yo, es un manjar! Palabra! Jaja!


Habéis visto qué rápida es la receta?! Pues se come igual de rápido y te deja un sabor de ir a por más 😉. 


Espero que os haya gustado esta receta típica de Carnaval... En mi mundo claro jaja! Hasta la semana que viene!
Bon appétit!! 

martes, 14 de febrero de 2017

Cannelés de Bordeaux


Hoy es San Valentín!! Día de los enamorados, qué bonito... aunque si soy sincera os diré que nunca me ha gustado demasiado esta fiesta que para mí es puramente comercial (soy el Grinch de la San Valentín jaja!). Pero en fin, ya que se supone que hay que celebrar el amor, he decidido traeros esta semana un trocito de mi. Quiero compartir con vosotros el gran cariño que tengo por mi ciudad natal donde he crecido hasta los 23 años: Bordeaux ♡. Muchos la conoceréis porque es una de las cunas del vino pero hoy quiero presentaros la gran especialidad dulce de aquella maravillosa cuidad: le Cannelé. Es un pastelito único que no se parece a ningún otro, su textura tanto por fuera como por dentro es muy peculiar. Yo aunque soy de Bordeaux tardé mucho en descubrirlo, en mi casa mi madre nunca lo hizo y tampoco lo compró... Tuve que esperar a casi los 20 años para deleitarme con esta delicatessen que para mi lo es! En fin, espero que os guste tanto como a mi y os animo en hacer esta receta que es de lo más fácil.


Para 14 cannelés medianos (existen moldes para minis o para grandes)
2 yemas de huevos + 2 huevos
50 g de mantequilla + para los moldes
500 ml de leche
100 g de harina
250 g de azúcar
3 cucharadas de ron
1 cucharada de extracto de vainilla

Os explico un poco, tenía varias recetas, hice una primera horneada pero no me gustó el color que tenían por dentro, se debía al azúcar moreno que ponía en la receta. Luego viendo más recetas vi que en casi todas ponían de echarle 2 huevos enteros más 2 yemas, lo que no ponía en mi primera receta, pequeñas diferencias que hicieron que al final hice un mix de todas y me salieron los Cannelés que os presento hoy, riquísimos!
Otra cosa, el molde lo compre en Francia pero el otro día cuando fui a la tienda "Casa", vi que lo tenían también 😉.
Vamos con la receta, os animáis?

En una cacerola, vertemos la leche y añadimos la mantequilla, el azúcar y el extracto de vainilla. Ponemos a cocer, mezclamos de vez en cuando hasta llegar a ebullición. Retiramos del fuego y reservamos.


Mezclamos bien los huevos con la harina y vamos añadiendo poco a poco la leche caliente sin dejar de remover para evitar que se formen grumos.


Obtenemos una masa muy lisa y líquida como si fuera una masa para hacer crêpes. Dejamos reposar esta masa durante al menos 1 hora, se podría dejar toda la noche en la nevera.
Al enfriarse se me formó una fina película en la superficie, tuve que pasar la masa a la batidora pero para evitarlo la próxima vez pondré un film al contacto porque normalmente no hay que meter aire a la masa. Pero bueno, aun así me han salido bien 😉.
Ponemos el horno a precalentar a 180º. Añadimos a la masa el ron, podríamos echar algunas cucharadas más si nos gusta, ese toque de ron es lo que hace tan peculiar el Cannelé de Bordeaux. Removemos un poco. Echamos mantequilla a los moldes y vertemos la masa hasta arriba de las cavidades.


Metemos al horno durante 1 hora, veréis que se tuestan mucho pero es normal. Yo los dejé este tiempo porque me gustan pocos hechos por fuera, bueno lo justo pero si os gustan más tostados los podéis dejar más tiempo.


Cuando salen del horno, hay que sacar los cannelés de los moldes casi de inmediato. Luego los dejamos enfriar del todo sobre una rejilla, calientes no se aprecian...


Se conservan muy bien durante 1 semana, bueno eso si os podéis resistir tantos días con ellos en casa jaja! Espero que os gusten como a mi! 😍


Bon appétit!!
Y Feliz San Valentín! Quería aprovechar este día para daros las gracias por vuestros comentarios y por estar ahí siempre, cada día os apuntáis más a mi pequeño rincón y eso me hace muy feliz! Un besazo para todos, de corazón! Os dejo unas fotitos de mi querida Bordeaux...

Place de la Bourse (crédit Office du Tourisme Bordeaux)

Pont de Pierre (Olivier Aumage - Wikipedia)

martes, 7 de febrero de 2017

Risotto de Champiñones

Esta semana me he liado con las fechas pensando que hoy era 14 de febrero jaja! Así que claro, se me ha descuadrado total la entrada que tenía prevista publicar. Entonces recordé al buen propósito de mi amiga bloguera Raquel "Mi diversión en la cocina" que era de rescatar a antiguas entradas. Ya veis, esta receta es una de mis favoritas por lo rica que esta y la publiqué muy al principio de mi aventura bloguera. Como podéis comprobar, no fue comentada siquiera y no quiero que caiga en el olvido, por eso hoy he decidido volver a compartirla sabiendo que ya estáis aquí para disfrutarla como se merecía entonces 😊. Nos vemos la semana que viene para una nueva receta especial... No os digo más! Feliz semana!

5/12/2014:
Llevo un tiempo haciendo esta receta y cada vez que la hago me gusta más, no podía no compartirla con vosotros. Se trata de un risotto de champiñones exquisito (y me quedo corta), el arroz es jugoso, nada de seco y la salsa de champis con el parmesano hace que este plato sea de 10. Se lo he preparado a varias personas en distintas ocasiones y la de cosas buenas que me han dicho jeje! En serio chicos, con esa receta triunfáis… Por lo que se refiere a la preparación puede que os parezca quizás un pelín larga pero de verdad que es muy fácil como siempre. Mi lema es que si yo puedo, todos podemos!! Además, mañana ya es el fin de semana, no hay excusa, hay tiempo de sobra así que, manos a la obra! Es un plato que volveréis a hacer, estoy segurísima!! Qué rico “mamma mia”!!


Para 4 personas:
250 g de arroz
300 g de champiñones
2 pastillas avecrem (de verduras, de pollo…)
1 cebolla
10 cl de vino blanco + 3 cucharadas soperas
15 cl de nata
100 g de parmesano
1 diente de ajo
1 nuez de margarina
1 cucharada de aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparamos los champiñones, los lavamos bien y los cortamos en trozos grandes. Picamos también la cebolla en trozos muy finos, en juliana. Reservamos la cebolla. 


En una sartén, ponemos la margarina a derretir y freímos durante 2 minutos el ajo picado muy fino. Añadimos los champiñones y los dejamos unos 3 minutos. Echamos entonces las 3 cucharadas de vino blanco y esperamos a que reduzca, más o menos 2 minutos. Añadimos la nata y mezclamos. Salpimentamos y reservamos.


Ponemos un cazo a hervir con 1 litro de agua y las 2 pastillas de avecrem. En otra cacerola más grande (yo uso un wok) calentamos el aceite de oliva y echamos la cebolla, tiene que ponerse translúcida, contamos 3 minutos. Añadimos el arroz, lo dejamos cocer durante 2 minutos, sin parar de removerlo, hasta que se vuelva transparente.


Echamos los 10 cl de vino blanco (1/2 vaso) y una vez que el arroz lo haya absorbido añadimos un cucharón de caldo (ya ha hervido y lo tenemos apagado o puesto en el mínimo). Mezclamos. 


Cuando el arroz haya absorbido bien el caldo, añadimos de nuevo un cucharón de caldo. Repetimos la misma operación hasta que se acabe el caldo. 


Son aproximadamente 20 minutos, es muy importante hacerlo así, es la clave para obtener un risotto sabroso.
Añadimos pues la mitad del parmesano y la salsa con los champiñones, esperamos 2 minutos y mezclamos muy bien.


Se sirve bien calentito con lo que queda de queso.
Se puede sustituir la nata por queso mascarpone, delicioso…


Buon appetito!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips